Pasar al contenido principal

CATECISMO BUDISTA

Los últimos años del Siglo XIX vieron llegar a Sri Lanka (entonces Ceilán) a un notable norteamericano que iba a aprender sobre Budismo, y que terminó siendo el agente que reunificó a las sectas dispersas, despertó a la nación y los inspiró a reconocer y defender su legítimo lugar.Henry Steel Olcott, Presidente Fundador de la Sociedad Teosófica, continuó en Birmania su labor en pro de la revitalización del Budismo, extendiéndola a todo otro país donde hubiera residentes budistas. Sus visitas a medios religiosos de Japón, en 1889, culminaron en la realización de un Concilio que congregó a las diversas iglesias budistas de ese país; Concilio que él organizó y dirigió.Cumplía así el Coronel Olcott con la propuesta de revalorizar las religiones por medio de su estudio y comparación, lo que permite advertir aquellos principios esenciales comunes a todas y posibilita un acercamiento consciente y cordial de sus respectivos seguidores.Con esta edición, la Sociedad Teosófica en Argentina rinde homenaje al Presidente Fundador, fallecido el 17 de febrero de 1907 que, desde la historia, nos inspira a seguir trabajando por los ideales de Fraternidad y esclarecimiento del ser humano, de los que fue promotor y ejemplo.

CATECISMO BUDISTA.PDF

 

  • HENRY S. OLCOTT