Pasar al contenido principal

Técnica de la Vida Espiritual

Es una verdad trillada que el mundo está hoy en el umbral de una Edad completamente nueva.

La vida transcurre en ciclos, nunca en una línea invariablemente recta. Este gran principio rige por doquier. Jamás hubo un anochecer que no condujera a un amanecer, ni un invierno que no anunciara otra primavera. Los “días" de la vida del hombre siguen exactamente el mismo orden. El primer arco de la vida del hombre es de salida, de crecimiento y aventura; el segundo es de regreso, de fuerzas que lentamente disminuyen, del caer de la paz del atardecer.

Esto no es cierto solamente de un día o un año o un ciclo de vida, sino también de la vida de cada nación, civilización, planeta, sistema solar y hasta del ilimitable universo. Es la universal ley cíclica, el movimiento eterno, el rítmico flujo y reflujo de toda la Naturaleza. De ahí que una nación se extinga y cese, pero las almas que la formaron renacen en una nueva raza. Podemos ver rastros del romano colonizador y legalista en el moderno británico; y del meticuloso y artístico griego en el francés de hoy. Las civilizaciones que las naciones promueven e incorporan, tienen su gran Día, y pasan, y de sus cenizas surge un nuevo y más amplio concepto de la vida. El conjunto de la conciencia de la humanidad que avanza pasa por muchos de estos ciclos, y en este proceso, si bien se destruyen las formas, persiste la vida inmortal y vuelve a expresarse de nuevo...

TÉCNICA DE LA VIDA ESPIRITUAL.PDF

 

  • Clara Cood